La deuda climática de Bolivia es una distración de los problemas reales

El sitio climatefairshares.org ha publicado estimaciones de la deuda o crédito climático de cada país. Algunas personas apuntan a este sitio para decir que los paises industrializados le deben a Bolivia.

En mi opinión la polémica de climatefairshares.org es una distracción de los problemas reales que nos enfrentamos en países como Bolivia que son basados en la ideología de desarrollo sucio. Además, los cálculos de climatefairshares.org tienen muchos huecos.

Hay muchas problemas de metodología en los cálculos de climatefairshares.org. Primero, su página de “Methodology” no explica claramente como ellos ha calculado las emisiones de GEI de cada país. No explica que está incluido en el calculo y que es excluido. No explica que es la fuente de sus números.

Su página menciona que ha incluido las emisiones históricas desde el 1850 en sus cálculos, entonces podemos adivinar que climatefairshares.org está utilizando las emisiones históricas de World Resource Institute CAIT 2.0, que es la única base de datos que empieza en el 1850, pero el CAIT 2.0 sólo incluye la quema de combustibles fósiles y la producción de cemento en sus emisiones históricas. Según el CAIT 2.0, las emisiones históricas de Bolivia comenzó en el 1928 cuando Bolivia comenzó de extraer petroleo. En todo el mundo el cambio de uso de tierra (e.g., deforestación) emitió más que la quema de combustibles fósiles antes de 1950, pero climatefairshares.org no incluye deforestación en sus calculos. En Bolivia la deforestación actualmente emite 2 veces más que la quema de combustibles fósiles.

Según climatefairshares.org, Bolivia emitió 43 Mt CO2-eq en el 1990 y 75 Mt CO2-eq en el 2013. Significa que Bolivia emitió 7,5 toneladas de CO2-eq per cápita en el 2013. Pero este número sólo incluye la quema de combustibles y la fabrica de cemento. Para ser un calculo justo en mi opinión, debe incluir estas otras emisiones de GEI en Bolivia:

Deforestación: 15,5 t CO2-eq/cápita/año
Incendios: 21,8 t CO2-eq/cápita/año
Gas natural escapado: ~2 t CO2-eq/cápita/año
Gases de flúor: 2,1 t CO2-eq/cápita/año
Agricultura: ~4 t CO2-eq/cápita/año

Si incluimos todas las emisiones en el cálculo, Bolivia emite alrededor de 450 megatoneladas por año o 45 toneladas per cápita. Si incluimos carbono negro (hollín) en el cálculo, que causa un tercero del forzamiento radiativo mundial (1,1 W/m2 de un total de 3 W/m2 según T. Bond et al., 2013), las emisiones de Bolivia pueden duplicarse.

Debo mencionar que los únicos países que están cerca de Bolivia en términos de emisiones anuales por cápita son Belice (45,00), Brunei (59,26), Kuwait (62,62) y Qatar (43,72), según el CAIT 2.0 en el 2011. El promedio mundial es 6,59 toneladas de CO2-eq per cápita.

Si podemos incluir todas las emisiones en el cálculo, Bolivia probablemente tiene una deuda de emisiones y debe pagar a otros países. El problema es que no existe buenas estimaciones históricas de emisiones de GEI antes de 1970. Bolivia tuvo altas emisiones históricas per cápita porque una población muy pequeña hizo mucha deforestación y degradación de suelos en las tierras altas desde los tiempos coloniales y mucha deforestación desde los años 50 en las tierras bajas, pero no tenemos una buena estimación de estas emisiones. En mi opinión, estamos malgastando tiempo argumentando acerca de la deuda histórica de emisiones porque no tenemos buenas estimaciones de la deforestación y degradación de suelos en cada país que causaron la mayoría de las emisiones antes de 1950, entonces es imposible de calcular las emisiones históricas.

Lo mejor que podemos hacer actualmente es calcular las emisiones desde el 1990 o tal vez desde el 1970 cuando tenemos fotos de satélites, pero todavía no tenemos estimaciones de las emisiones de suelos y de carbono negro, entonces todos los cálculos actuales todavía no representan las emisiones reales. Por ejemplo, si incluimos carbono negro en el cálculo, las emisiones de Sudamérica y África suben mucho.

En lugar de pasar tiempo en argumentos acerca de emisiones históricas que no podemos resolver porque todavía los datos no son completos, debemos luchar para metas factibles. Necesitamos movimientos en cada país luchando para reducir las emisiones locales y nacionales. Es importante tomar en cuenta que en el 2013 los países no Anexo 1 (países en vías de desarrollo) emitieron 44% más CO2 de combustibles fósiles que los países Anexo 1 (países desarrollados). Entre 2000 y 2013 las emisiones de CO2 de los países Anexo 1 crecieron -0,3% por año, comparado a 5,6% en los países no Anexo 1. Si incluimos el cambio de uso de tierra, carbono negro y degradación de suelos en el cálculo de emisiones, los países en vías de desarrollo actualmente emiten dos veces más que los países desarrollados. El crecimiento de emisiones actuales está ocurriendo en países en vías de desarrollo, y el clima no puede soportar estas emisiones. Ver: http://reaccionclimatica.org/klab/experiences-cumbre

Si podemos calcular todas las emisiones históricas, Bolivia probablemente ha emitido mucho más per cápita que el promedio mundial y debe pagarles millones de dolares a otros países, pero sabemos que Bolivia nunca va a pagar su deuda histórica por sus emisiones. Existen muchas justificaciones por que Bolivia debe ser exenta de esta deuda (colonización, exportación y explotación de los recursos bolivianos por los países desarrollados, pobreza y incapacidad de pagar), pero es importante tomar en cuenta que cada país que tiene una deuda histórica de emisiones puede encontrar justificaciones por que no es su responsabilidad de pagar. En mi opinión, las justificaciones de Bolivia son muchas mejores que las de los EEUU, pero nunca vamos a lograr nada en términos concretos si enfocamos en la deuda histórica, porque ningún país es dispuesto pagar mucho por su deuda histórica. Cada país puede encontrar argumentos para evitar el pago. La deuda histórica no es cuantificable y cada país puede argumentar que su deuda no es precisa y debe ser calculada en otra manera.

En mi opinión, debemos enfocar nuestra energía como activistas en campañas locales y nacionales donde podamos logar algo. No vamos a lograr nada en la esfera internacional mientras no haya movimientos nacionales fuertes que pueden presionar a los gobiernos para actuar. En Bolivia, el problema no es una falta de fondos internacionales para implementar energía limpia, eliminar la deforestación, frenar los incendios y controlar el uso de gases de flúor. El problema es que no haya un movimiento boliviano presionando el gobierno para hacer estos cambios. Actualmente Bolivia planea invertir 40.670 millones de dólares en la exploración y extracción de hidrocarburos entre 2013 y 2025, pero sólo planea invertir entre 700 y 800 millones de dólares en energías alternativas en la misma temporada (según una estimación no oficial de una persona en el Viceministro de Energía Alternativa). El problema no es la falta de fondos pero la falta de voluntad política para cambiar a una sociedad de poco carbono. No importa si Bolivia recibe un mil millón de dólares de los países desarrollados para invertir en energía limpia y pagar por adaptación, Bolivia seguirá emitiendo 7 veces más GEI per cápita que el promedio mundial, porque no existe planes en Bolivia para hacer una transición real.

Los argumentos acerca de la deuda histórica están empezando la casa por el tejado. Primero necesitamos echar los cimientos que es una visión de la transición y la creación de la voluntad en cada país para realizar esta visión. Hay países donde no haya fondos suficientes para realizar la transición, pero este no es el problema en Bolivia, que exportó 7 mil millones de dolares de gas a Argentina y Brasil en el 2014. Si todas las ganancias de hidrocarburos sean invertidas en mitigación y adaptación, Bolivia puede pagar por su propia transición sin mendigar en las negociaciones internacionales de la COP. Hay países como Haití que verdaderamente necesitan ayuda internacional para realizar la transición a una sociedad de poco carbono, pero la mayoría de los países en vías de desarrollo no tienen la voluntad política para cambiarse y la falta de ayuda internacional es sola una excusa para evitar acción adentro de sus propias fronteras.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s