Bolivia invierte menos en energía renovable que otros países sudamericanos

Bolivia ha invertido menos en las energías renovables que los otros países sudamericanos en la última década, a pesar de que el articulo 379 de la constitución boliviana especifica que “el Estado desarrollará y promoverá la investigación y el uso de nuevas formas de producción de energías alternativas, compatibles con la conservación del ambiente.”

La gran mayoría de la electricidad de Bolivia viene de la quema de gas natural en termoeléctricas y este porcentaje ha crecido rápidamente durante la administración del MAS. La capacidad de las termoeléctricas bolivianas ha crecido de 958.39 megavatios al final del año 2006 a aproximadamente 1999 megavatios al final del 2016 (todavía no tenemos datos oficiales del Ministerio de Energía para el año pasado).  La administración del MAS sólo ha agregado 13 MW de energía solar, 27 MW de energía eólica,  60 MW de bioenergía y 12 MW de energía hidroeléctrica en la última década. En total, 112 MW de energía renovable fueron agradados en comparación a 1040 MW de energía sucia de combustibles fósiles.

CapacidadElectricaBolivia

Mientras lo demás del mundo está cambiando a energía renovable, Bolivia ha invertido muy poco en la energía renovable durante la administración del MAS. El porcentaje de la capacidad eléctrica renovable ha reducido en Bolivia durante la última década de 35.3% a 24.1%. En realidad el porcentaje es aun menos, porque termoeléctricas de gas tienen un factor de capacidad alrededor de 75%, pero energía eólica es 35% y energía solar es 20% porque el viento y el sol es variable. En otras palabras, un megavatio de capacidad en una termoeléctrica de gas producirá mucho mas electricidad que un megavatio de turbinas eólicas y paneles solares. Aproximadamente 80% de la electricidad generada en Bolivia hoy en día viene de hidrocarburos.

BoliviaCapacidadElectricaTabla

Si comparamos Bolivia con otros países sudamericanos, Bolivia se queda muy atrasada en términos de sus inversiones en energía renovable en la última década. La energía renovable ha crecido 4.0% por año en América del Sur desde el 2007 y 8.2% en el mundo entero. En comparación, la energía renovable sólo ha crecido 1.7% por año en Bolivia durante la misma temporada, según los datos de la IRENA.

EnergiaRenovableEnBoliviaYMundo

Lo demás del mundo está invirtiendo en paneles solares fotovoltaicos y turbinas eólicas que ahora producen energía más barata que los combustibles fósiles en muchas partes del mundo. Desde el 2007, la capacidad solar mundial ha crecido 47.1% por año y la capacidad eólica ha crecido 19.5% por año. Bolivia tiene zonas perfectas para capturar la energía del sol y viento. El Altiplano boliviano recibe entre 4.2 y 7.2 kWh de radiación solar por metro cuadrado por día, que es más radiación que casi cualquier otro lugar en el planeta. Un panel solar en La Paz, El Alto, Oruro o Uyuni generará dos veces más electricidad que el mismo panel en Alemania, que es un país donde 20% de su electricidad viene del sol.

PotencialRadiacionSolarBolivia PotenciaEnergiasRenovablesMapaBolivia

Además, el Altas Eólico de Bolivia elaborado por 3Tier en 2009 demuestra que existen zonas ventosas cerca de las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Oruro, Potosí y especialmente Santa Cruz donde turbinas eólicas pueden ser instaladas.

MapaEolicaDeBolivia

En lugar de invertir en energías renovables, Bolivia ha malgastado la gran mayoría de su inversión eléctrica en la última década en termoeléctricas ineficientes y contaminadores de gas. En lo demás del mundo, la gran mayoría de los nuevos generadores de gas son de tipo ciclo combinado, que son aproximadamente 30% más eficiente porque capturan el calor producido por la quema de gas para también generar electricidad con turbinas de vapor. En una termoeléctrica convencional de ciclo abierto, la generación de una kilovatio-hora de electricidad emitirá alrededor de 640 gramos de dióxido de carbono equivalente a la atmósfera, según el IPCC (AR5 WGIII, 2014). En cambio, una termoeléctrica moderna de ciclo combinado emitirá aproximadamente 490 gramos porque consume menos gas para producir la misma cantidad de electricidad, pero actualmente Bolivia sólo tiene una termoeléctrica de este tipo y otra en construcción.

La administración del Ministerio de Hidrocarburos y Energía ha pensando sólo en la necesidad de aumentar la capacidad eléctrica de Bolivia en la forma más barata en el corto plazo. En el largo plazo, muchas de las termoeléctricas instaladas en la última década tendrá que ser reemplazados o adaptados para usar ciclo combinado. Cuesta más adaptar una termoeléctrica existente, que construir una nueva con con ciclo combinado. La nueva Termoeléctrica del Sur con ciclo combinado en Tarija tendrá un costo de $1.5 millones por MW, pero la adición de ciclo combinado a la planta existente de Guaracachi tuvo un costo de $1.2 millones por MW y hubo un retraso de casi dos años en la conversión al ciclo combinado. Es inversión es cuestionable cuando existe el gran riesgo que estas termoeléctricas sean abandonadas por la falta de  reservas adecuadas de gas en Bolivia.

Usando los datos de YPFB, podemos calcular que Bolivia sólo tiene 11 años más de gas y 9 años más de petroleo en sus reservas probadas si sigue con la tasa actual de extracción. Probablemente, la tasa de extracción será reducida en el futuro para extender un poco el tiempo de extracción, pero Bolivia probablemente se enfrentará una crisis energética adentro de una década y media.

ReservasGasBoliviaGrafico

ReservasPetroleoBoliviaGrafico

AnosRestantesReservasHidrocarburosBoliviaGrafico

Aunque la gran mayoría de la inversión boliviana sigue malgastando en hidrocarburos, hay señales de un cambio en los últimos años. En julio de 2014, el decreto supremo no. 2048 promovió el uso de energías alternativas (como las energías solar, eólica, geotérmica, biomasa y microhidroeléctrica). Desde el 2014, la capacidad boliviana de las energías renovables han crecido 5.7% por año, que todavía es una tasa más lenta que las termoeléctricas de gas, pero mucho mejor que el 1.0% por año en los primeros 8 años de la administración del MAS. El anuncio en febrero de 2017 que el Ministerio de Hidrocarburos y Energía será dividido en dos ministerios separados es un paso importante porque ahora el nuevo ministerio no es tan ligado al extractivismo fósil y la economía del pasado. Ojala que nuevas actitudes hacia energía solar y eólica puedan florecer en el nuevo Ministerio de Energía, porque Bolivia sólo tiene 15 años para realizar la transición de 80% de su electricidad basada en hidrocarburos a 100% energías renovables. La gran mayoría de esta transición debe ser basada en la energía solar y eólica y inversiones en la eficiencia energética, grillas inteligentes y el almacenamiento energético por el bombeo de agua y por baterias de fujo y litio. Los costos de las energías solar y eólica y las baterias de litio han caido 85%, 66% y 85%, respectivamente, en los últimos siete años. En otros países la energía eólica es la energía más barata y la energía solar está acercando o ya cuesta menos que el ciclo combinado de gas.

CostoNivelizadoDeEnergia

Sin embargo, el pensamiento en la administración del MAS todavía está muy atado a los hidrocarburos y la economía de extractivismo. En lugar de admitir que las reservas nacionales de hidrocarburos son limitadas, la administración sigue planeando como explorar y extraer más hidrocarburos. En lugar de planear la transición nacional a energías limpias y sostenibles y abandonar la economía hidrocarburífica, la administración sigue planeando como encontrar más reservas de gas y petroleo para continuar la adicción que pueda causar una crisis energética profunda en el futuro y colapsar la economía nacional como el colapso del estaño en los años 80.

Una señal de esta adicción hidrocarburífica es el anuncio del vicepresidente Álvaro García Linera en agosto de 2016 durante el “IX Congreso Internacional Gas y Energía”,  que Bolivia convertirá en “el centro energético de Sudamérica”. Linera dijo, “Vamos a invertir 31 mil millones de dólares en el tema hidrocarburos … Los resultados esperados es descubrir 8 a 37 trillones de pies cúbicos, hoy tenemos una reserva probada de 11 trillones”.

En otros palabras, la administración actual está apostando el futuro de Bolivia por el descubrimiento de nuevas reservas. Desde el 2006, el número de concesiones a las empresas petroleras para explorar y extraer hidrocarburos ha sido ampliado de 11 contractos que cubrieron 3 millones de hectáreas a 99 contratos que ahora cubren hasta 31,685,190 hectáreas o 28.8% del territorio nacional. Muchas de estas concesiones cubren territorios indigenas y parque nacionales. Aparte de la destrucción cultural y ambiental que estas concesiones hidrocarburíferas pueden ocasionar, hay cuestiones serias acerca de la cantidad de hidrocarburos en el suelo boliviano y si los nuevos descubrimientos pueden mantener los ingresos del Estado hidrocarburífero que el MAS ha construido. Una nueva reserva de 28 millones de barriles de petroleo fue descubierta en Boquerón Norte, pero esta cantidad sólo es suficiente para 16 meses más con la tasa actual de extracción. Repsol reportó en febrero de 2016 que sus nuevos descubrimientos alcanza a 4 billones de pies cúbicos de gas que representa 5.3 años más con la tasa actual de extracción. Tal vez será posible seguir encontrando más reservas para extender la dependencia hidrocarburífera por una o dos décadas más, pero eventualmente las reservas acabarán y el costo de la exploración y extractivismo seguirá subiendo y retorno marginal seguirá reduciendo. Ya es cuestionable si los gastos actuales para mantener la dependiencia hidrocarburífera pueden cubrir los ingresos y serán aun más cuestionable en el futuro.

Parte de nuevo plan energético es diversificar las fuentes bolivianas de energía. En el mismo congreso, Linera anunció la inversión de $370 millones en proyectos eólicos para generar 170 MW, $280 millones en energía solar para generar 176 MW y aproximadamente $700 millones en energía geotérmica para generar 105 MW, además de 70 MW de biomasa. En total, el plan actual es invertir $1400 millones en 9 años, que es 1/22 del presupuesto de los hidrocarburos.

La realidad es que Bolivia tiene aproximadamente 15 años para convertir su grilla eléctrica de 80% hidrocarburos a 100% energía renovable. Tal vez más reservas pueden ser descubiertas para extender el tiempo disponible para realizar esta transición energético, pero las inversiones actuales en la exploración y infraestructura hidrocarburífera están robando los fundos necesarios para realizar la transición.  En lugar de un plan para instalar 515 MW de energía alternativa en 9 años, Bolivia necesita un plan para instalar 2000 MW de estas energías para reemplazar los 2000 MW de termoeléctricas de gas y diesel que serán abandonados por falta de combustible. Hay que invertir en la eficiencia energética, almacenamiento por bombeo y baterías, lineas de HVDC, grillas inteligentes y electrodomésticos y autos que pueden variar su consumo según la oferta energética.

También, hay que invertir en cocinas eléctricas, calefacción eléctrica y transporte eléctrico y más transporte público porque el gobierno no tendrá los ingresos para seguir subvencionando gas al precio de $1.30 por mil pies cúbicos en las termoeléctricas y $0.98 en las redes de gas para usos residenciales, comerciales, industriales y transporte vehicular. Igualmente, el precio subvencionado de gasolina y diesel (3.74 y 3.72 bolivianos por litro) no es sostenible en el largo plazo. YPFB perdió 3.5 mil millones de dólares en el año 2014 por cobrar precios subvencionados de los combustibles fósiles adentro del Bolivia en lugar de los precios internacionales.

SubsidiosCombustiblesBolivia

Bolivia entrará en quiebra en el futuro cuando no tendrá miles de millones de dólares de exportaciones de gas cada año para financiar estos subsidios. Bolivia exportó $6674.7 millones de hidrocarburos en el año 2014, que representó 51.8% de sus exportaciones, pero este monto cayó a $2197.8 millones en el año 2016, o solo 31.0% de sus exportaciones.

ExportaciónesBolivia

En lugar de cuestionar si el Estado boliviano debe depender tanto de los hidrocarburos, el Estado está profundizando la inversión en hidrocarburos y anclando el futuro del país con más extracción. Entre 2006 y 2014, la inversión en hidrocarburos subió de 211 a 2035 millones de dólares. La mayoria de este crecimiento fue causado por más inversión en la explotación de gas, pero el Estado también está invertiendo en más gasoductos, más almacenaje de combustibles, más capacidad en las plantas de refinación y nuevas plantas para producir derivados de hidrocarburos como urea y GPL.

InversionesHidrocarburos

En el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016 – 2020, el gobierno plantea las metas de aumentar las reservas probadas a 17,45 billones de pies cúbicos de gas y 411 millones de barriles de petróleo. Estos nuevos descubrimientos serán necesarios porque pretende crecer la extracción de 58 a 73 millon pies cúbicos de gas por día y de 57 a 69 mil barriles por día al 2020.  Estas metas están profundizando la crisis del país. Al poner estas metas,   el Estado es forzado dedicar un porcentaje creciente de recursos para mantener el nivel elevado de extracción hidrocarburífera. El 18.5% de los ingresos que el Estado recibió de la “renta petrolera” (que incluye todos las regalías y impuestos de hidrocarburos) en el 2006 fueron dedicados a inversiones en hidrocarburos. Este porcentaje creció a 38.5% en el año 2014, pero el colapso de los precios internacionales ha aumentado este porcentaje a más de 60% de todos los ingresos hidrocarburíferos. El Estado boliviano sólo recibió $1746 millones de los hidrocarburos en 2016, pero está planeando invertir $1875 millones en hidrocarburos durante la gestion de 2017. In otras palabras, los hidrocarburos están comiendo más y más del presupuesto estatal. Antes las regalías de los hidrocarburos estaban financiando los programas sociales como los bonos sociales, pero ahora los hidrocarburos estan robando recursos, imposibilizando inversiones en sectores como la energía alternativa que prometen hacer Bolivia más sostenible en el largo plazo.

RentaDignidadComparadoInversions

Tal vez, el precio de gas y petroleo subirá en el futuro, pero la cantidad de extracción llegó a su pico en el año 2014. Todos los datos hasta ahora indican que la extracción de hidrocarburos esta reduciendo gradualmente, mientras los subsidios de combustibles fosiles está aumentado rápidamente el consumo domestico de gas y derivados de petróleo. La cantidad de gas natural comercializado adentro de Bolivia creció 126% en la última decada, de 51.6 a 116.5 mil millones de pies cúbicos por año entre 2006 y 2016. Este consumo es fomentando por las políticas de construir termoeléctricas de gas, instalar gas en casas urbanas y convertir autos a gas natural vehicular y subvencionar los precios a nivel tan barato que desincentivan la eficiencia energetica. El número de conexiones de gas creció cuatro veces en cuatro años, de 178,880 en 2012 a 681,078 en 2016. Durante la misma temporada, el número de autos convertidos a gas natural vehicular creció 51%, de 226,443 a 342,017 vehículos.

ConsumoGasBoliviaGrafico

El precio subvencionado de gasolina, diesel, kerosene, fuel oil, GPL y avegas también está profundizando el dependencia hidrocarburífica del país. El consumo domestico de carburantes creció de 7,852 a 12,294 metros cúbicos por día entre 2008 y 2016. Bolivia tiene muy poco petróleo pesado en sus reservas que sirve para producir diesel, entonces el consumo de diesel importado ha crecido 10.5% por año, que manda mucha riqueza nacional al extranjero. Además, el subsidio de diesel ha ocasionado un expansión enorme de la deforestación por la ganaderia y la agroindustria, porque el diesel es uno de los insumos principales de los deforestadores. El consumo de diesel ha dejado de crecer en los últimos años con la desaceleración de la económia, pero el consumo de gasolina ha seguido aumentando. Este crecimento es debido el uso de vehículos particulares en lugar de transporte público. El número de autos registrados en Bolivia casi triplicó, de 601,790 a 1,711,005 vehículos entre 2006 y 2016.

ConsumoCarburantesBoliviaGrafico

Un plan para 100% energía renovable en 15 años no es sólo importante por razones ambientales y climáticas; es la única salida para salvar Bolivia de un colapso económico terrible cuando la explotación de gas y petroleo no sea rentable por sus costos crecientes o sea imposible por falta de reservas. La inversión enorme durante la última decada en transporte privado, motores de GNV, conexiones domesticas de gas, gasoductos, oleoductos, termoeléctricas de gas, refinerias, plantas industriales basadas en gas, etc. está dificultando más y más la transición inevitable a energía renovable y está reduciendo la capacidad de Bolivia para planear otro futuro. La dependencia hidrocarburífico del Estado está quitando el oxígeno para imaginar otras posibilidades y otro tipo de desarrollo.

 

Tablas utilizados en este artículo:

ReservasPetroleoBoliviaTabla

ReservasGasBoliviaTabla

Las hojas de cálculo utilizadas en este artículo: BoliviaEnergiaRenovable, BolivaINDCCalculos3

Advertisements

One thought on “Bolivia invierte menos en energía renovable que otros países sudamericanos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s